Vis a vis

Vis a vis

15 de noviembre del 2013

Hoy en posttigo.com un microrrelato para reflexionar.

Se escuchaban pasos. Ya est√° aqu√≠. Tarde, como siempre. El funcionario penitenciario abri√≥ la puerta dejando entrar a un hombre perfectamente arreglado: traje, corbata, zapatos relucientes y pelo engominado. ‚ÄúTienen una hora‚ÄĚ fue lo √ļnico que dijo antes de cerrar.

- Esto es imposible‚Ķ Debe haber un error - dijo el hombre al ver a una ni√Īa, de unos ocho a√Īos, sentada frente a √©l. Comenz√≥ a golpear la puerta, pero nadie respond√≠a.

- Lo imposible no existe - contestó, sin mirar - No insistas, no van a venir. Es un milagro que hayas podido entrar.

- ¬ŅQu√© haces aqu√≠? No puedes estar en prisi√≥n. ¬°Eres una ni√Īa! No hay ley alguna que permita esto.

- Las leyes permiten m√°s cosas de las que te imaginas.

- De ninguna manera, cu√©ntame. ¬ŅC√≥mo acabaste en la c√°rcel?

- Muy fácil. Al principio, me dijeron que sería sólo por un tiempo, que había asuntos que arreglar… Pero no sé, yo diría que se han olvidado de mí.

- ¬ŅOlvidarse? No puede ser ¬ŅQu√© art√≠culo te aplicaron? ¬ŅQu√© ley? Las conozco todas y esto no puede haber ocurrido. -el hombre la observaba, incr√©dulo. Como no obtuvo respuesta, continu√≥ :

- No te preocupes, esto es anticonstitucional, la ley te ampara. ¬ŅY la gente no dice nada?

- Muchos apoyan mi causa, incluso han muerto por ella. Otros, esperan mi llegada. Y tambi√©n hay muchos, por desgracia, que act√ļan en mi nombre cometiendo actos horribles.

- No entiendo nada - el hombre estaba muy confuso - No es justo. ¬ŅEn qu√© sociedad vivimos?

- ¬ŅY qu√© es lo justo para ti? Vivimos en la sociedad que hab√©is creado.

El hombre bajó la mirada, incapaz de darle una respuesta. Se aflojó el nudo de la corbata. Nunca antes le había molestado, pero ahora le asfixiaba.

- Es intolerable, inhumano. Yo mismo te defenderé. Iremos a Estrasburgo, si es necesario - dijo el hombre indignado.

- Me conformo, simplemente, con que me dejes salir, para que me recuerden y sepan que existo, que no me he olvidado de ellos.

- Está bien… pero dime al menos tu nombre.

- Gerechtigkeit - El hombre la miraba, atónito - Retfærdighed, Spravedlnos… Justicia.



Cristina

Compartir en: