Vete t√ļ

Vete t√ļ

21 de enero del 2014

@gccristinita

Salió a la misma hora de siempre. Caminó por las mismas calles. Y acabó en la misma plaza. Era su paseo rutinario, el de todos los días. Y como era habitual, se quedaba fascinada mirando al joven de la plaza. Estaba sentado en una de las esquinas, con su caballete y su lápiz de grafito. Así sacaba algo de dinero, haciendo retratos a la gente, que se paraba para ver sus obras que estaban en el suelo y que, embelesados por la maestría del joven se sentaban dispuestos a tener su propio retrato.

Tambi√©n quer√≠a uno. Pero le daba verg√ľenza hablar con √©l. Llevaba tantos d√≠as observ√°ndole, que le ten√≠a pr√°cticamente idealizado. Sin embargo, hoy ser√≠a diferente. Hoy volver√≠a a casa con su retrato y as√≠ cada vez que lo mirase, se acordar√≠a de √©l.

Aprovechó que no había nadie y se acercó a él, quien cogió la botellita de agua que tenía al lado del taburete para darle un sorbo.

- Buenas tardes - dijo con timidez.

- Buenas tardes - respondi√≥ el chico con una sonrisa - ¬ŅUn retrato?

- S√≠‚Ķ ¬ŅCu√°nto cuesta? - respondi√≥, sent√°ndose frente a √©l.

- Son cinco euros, pero hasta que no vea el resultado, no me pague. Así como si no le gusta y no me quiere dar nada.

Asintió y comenzó a dibujar. Le observaba en cada trazado y admiraba la delicadeza con que lo hacía. No quería interrumpirle y mantuvo silencio. Estaba deseando ver el resultado.

- Ya est√° - dijo al haber acabado - Espero que le guste.

- Pero… Debe ser una broma - el desconcierto imperaba en el ambiente.

- Sabía que no te gustaría.

- ¬°Si es que no me parezco en nada! ¬ŅNo lo ves? El resto de tus retratos son maravillosos. ¬ŅPor qu√© el m√≠o no?

El chico no respondió.

- No entiendo por qué me has puesto una venda en los ojos.

- Porque la tienes. No ves nada lo que pasa a tu alrededor. Prefieres estar ciega.

- ¬ŅY qu√© hago con un mazo en mi mano? - pregunt√≥ con incredulidad.

- Es uno de tus poderes: La Justicia.

- ¬ŅY qui√©nes son todas esas personas que me dan la espalda con maletas de viaje? - La confusi√≥n no le dejaba pensar con claridad.

- Son personas que se ven obligadas a abandonarte.

- ¬ŅY todas esas bolsas de dinero acumuladas?

- Eso mismo se pregunta mucha gente...

- Pero ¬Ņpor qu√©? Yo no soy as√≠. Mi gente no es as√≠...

- Sin embargo, es así como te ven.

El joven le dio la lámina que contenía su dibujo, pero la rechazó. Tenía suficiente con mirarse al espejo. Pagó los cinco euros y se marchó a casa.

El artista dudaba qu√© hacer con su obra. Nunca nadie hab√≠a estado descontento con su trabajo. Pero no hab√≠a hecho nada mal. Le hab√≠a pedido un retrato y eso es lo que hizo. De manera que separ√≥ los otros, dejando un hueco en el suelo y lo coloc√≥, dejando ver la silueta del territorio espa√Īol en una Pen√≠nsula Ib√©rica ciega, maniatada y abandonada. Una pen√≠nsula, que de ib√©rica, s√≥lo ten√≠a el jam√≥n.

Compartir en: