Matric√ļlate en cine

Matric√ļlate en cine

24 de octubre del 2013

Hoy en posttigo.com hablamos de cine...
Luces, cámara… ¡Acción!

El derecho est√° presente cada d√≠a en nuestras vidas. Desde que nos levantamos, hasta que nos acostamos y estoy segura de que hay quien, incluso, sue√Īa con √©l. As√≠ que el s√©ptimo arte no iba a ser menos. Y es que, no hay mejor manera de acercar el derecho que desde la gran pantalla. Accesible para todo el mundo, sin excepci√≥n.

Son muchas las pel√≠culas cuyo tema central es el la ley, los juicios, el abogado, en definitiva, el mundo de la justicia. El cine ha servido como medio para manifestar injusticias o para relatar hechos reales como ocurre en la pel√≠cula Vencedores o vencidos: Los juicios de Nuremberg con los conocidos juicios iniciados por las naciones aliadas vencedores en la Segunda Guerra Mundial. Y si hablamos de abogados, no podemos obviar a Gregoy Peck en Matar a un ruise√Īor. Un hombre con un alt√≠simo sentido de la justicia y una tolerancia ejemplar, frente a una sociedad cargada de prejuicios.

Gracias al cine podemos ponernos en la piel del juez que ha de dictar sentencia; del fiscal, que acusa en pos de la verdad; del abogado que defiende los intereses de su cliente; de los testigos, que, temerosos, relatan los hechos e inlcuso del mismísimo acusado, que ve cómo se tambalea su libertad en la cuerda floja.

El cine jur√≠dico no trata s√≥lo de pel√≠culas de juicios, si no que te ense√Īan y lo m√°s importante, te hacen pensar. Por eso creo firmemente que deber√≠a recomendarse en la universidad, casi tendr√≠a que ser una asignatura, pues es una herramienta pr√°ctica y motivacional. Doce hombres sin piedad plasma a la perfecci√≥n la figura del jurado cuestionando temas como la presunci√≥n de inocencia, la valoraci√≥n de la prueba y sobre todo la responsabilidad. La responsabilidad de declarar culpable o no a una persona.

No pretendo detallar todas las pel√≠culas relativas al mundo del derecho, m√°s que nada, porque es imposible. Tan solo, destacar la relevancia que tiene el cine respecto al derecho y a quien quiere dedicarse a esto. Pues ¬ŅA qui√©n no se le ha erizado la piel al ver a un exaltado Tom Cruise, ansioso por destapar la verdad, preguntando al gran Jack Nicholson, si orden√≥ el C√≥digo Rojo en Algunos hombres buenos? O ¬ŅQui√©n no ha dicho alguna vez: ‚Äúquiero ser abogado‚ÄĚ entonando la ‚ÄúCan√ßao do mar‚ÄĚ al ver a Richard Gere luchando por defender a un magistral Edward Norton en Las dos caras de la verdad? Pel√≠cula en la que se plantea la temida pregunta para un abogado: ¬ŅDefender√≠as a un culpable?

Son numerosas las películas que ver relacionadas con el derecho y en todas se aprende algo: Testigo de cargo, Anatomía de un asesinato, El secreto de sus ojos, Cadena perpetua, Veredicto final, El inocente, La tapadera, El caso Winslow, Legítima Defensa… Y podría no acabar nunca.

Así que, me despido con una frase de la película Philadelphia:

‚Äú¬ŅQu√© es lo que m√°s me gusta del derecho? El que de cuando en cuando, no muy a menudo, pero alguna vez, uno puede participar en el hecho de hacer justicia y realmente cuando eso ocurre, es emocionante‚ÄĚ

Cristina.

Compartir en: