Costes y costas del procedimiento judicial

20 de marzo del 2015

Es conveniente conocer antes de iniciar cualquier actividad el coste de la misma, y no esperar al momento del abono para plantear la cuestiones con ella relacionadas.

En un procedimiento judicial es habitual que se hable de procurador de los tribunales, abogado, tasas judiciales y costas. A continuación explicamos en que consiste cada uno:

El Procurador es el representante a efectos procesales de la parte interesada (demandante o demandado) en un pleito. No es preceptiva la intervención de este profesional en aquellos procedimientos judiciales inferiores a 2.000€. En caso de querer valerse de este profesional (sea o no preceptiva), la representación se puede realizar mediante el otorgamiento de un poder para pleitos ante notario (lo que nos servirá para el resto de procedimientos judiciales que tengamos) o mediante "apud acta" ante el Secretario Judicial (que caducará una vez termine el procedimiento judicial). Es un profesional independiente y cobra sus honorarios conforme a un arancel que se establece en el Real Decreto 1373/2003, de 7 de noviembre, por el que se aprueba el arancel de derechos de los procuradores de los tribunales.

El abogado es el profesional que tratará con el cliente el asunto, y le asesorara tanto técnica como jurídicamente de las opciones disponibles. Entre otras funciones, es el encargado de la dirección letrada del asunto y el encargado de realizar los escritos y la defensa en el juicio o la audiencia previa y vista según el procedimiento del que se trate. A los efectos de evitar desagradables sorpresas, sera conveniente la encomedación del asunto formalizando una hoja de encargo profesional, donde se detallen las condiciones en las que se ejecutará y se abonará el asunto. Existe libertad a la hora de fijar los honorarios, si bien lo habitual es basarse en los criterios orientadores establecidos por el Colegio de Abogados de la localidad donde este ejerciendo su profesión el letrado.

Es un pensamiento común que los costes de un procedimiento judicial son elevados, por lo que en el despacho al que pertenezco, ajustamos nuestros honorarios de forma concreta analizando los pormenores del asunto encomendado formalizando hoja de encargo profesional, para ofrecer y ajustar la asistencia jurídica a la que efectivamente se necesita.

Las Tasas Judiciales nacieron con la Ley 10/2012, de 20 de noviembre, por la que se regulan determinadas tasas en el ámbito de la Administración de Justicia y del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses, que posteriormente fue modulada en el año 2013, y se establecen en función del procedimiento y cuantía del mismo. Se devengan cuando se inicia un procedimiento judicial y es preceptivo su abono si queremos que se tramite nuestro asunto en los juzgados. Es como si fuese una entrada por usar los servicios de la Administración de Justicia. Están exentos aquellos procedimientos que sean de cuantía inferior a 2.000€.

Como consecuencia de esta Tasa Judicial, pese al poco tiempo transcurrido, ya existen algunos datos que revelan que ha descendido la cuantía de los asuntos litigiosos que se interponen ante los Juzgados.

Las costas son los honorarios de los costes judiciales de la parte vencedora. Es un dato a tener en cuenta a la hora de afrontar un asunto ya que puede determinar el riesgo de la operación o interposición de una demanda. Se tienen únicamente en cuenta los gastos judiciales, y suelen tomarse como referencia para su determinación los criterios orientadores del colegio de abogados donde se encuentre el Juzgado.

Una vez conocidos los costes de un procedimiento, puede el cliente decidir con toda la información posible de las posibles acciones a emprender.

Compartir en: